Pastores DescripcionVideosBlog mas recientesenvivo1 zpsc1c16063neww

 

EL AUDAZ TRASLADO DE RUT

“No insistas que te deje o que deje de seguirte; porque adonde tú vayas, iré yo, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios”. (Rut 1,16-17).
Estas son las palabras que Rut dirigió a su suegra, Naomi, cuando rechazó dejarla sola en su camino de regreso a la tierra de Judá. Sin embargo, esta hermosa declaración de amor del libro de Rut recitada en español se ve desprovista de su mágico latir en hebreo.

La palabra original en hebreo para “urgir, instar, animar” es "tifgei". Este verbo procede de una raíz (פגע) que no significa “insistir” sino que contiene un sentido mucho más físico: “empujar a alguien de forma agresiva, incluso causándole un daño”. El hecho de que Rut rechazase la oferta de estar en Moab, manifestaba su verdadera voluntad de unirse al pueblo judío. La decisión de Rut de ser judía tuvo implicaciones de gran repercusión: ¡su hijo llegaría a convertirse en el abuelo de nadie más y nadie menos que del rey David! Muchos siglos después de esta transcendental decisión, un niño milagroso nacería en la misma aldea de la misma familia. Ese niño era Jesús.

Rut nos enseña que en ocasiones, las pequeñas decisiones conllevan grandes repercusiones. Rut desconocía que su amoroso acto de seguir a Naomi hasta la tierra de Israel pudiera transformarla en la progenitora del rey más grande de Israel. Pero ella siguió su corazón (ETeacherBiblical)