Pastores DescripcionVideosBlog mas recientesenvivo zpsbe227a25 copy

 

El atractivo de las promesas imposibles del evangelio de la prosperidad

 

Por Sugel Michelén

“Ser pobre es un pecado”, Robert Tilton.

“Si agradamos a Dios seremos ricos”, Jerry Savelle.

“Dios quiere que sus hijos usen las mejores ropas… conduzcan los mejores automóviles y tengan lo mejor de todo; basta con pedir lo que necesitamos”, Kenneth Hagin.

Estas son algunas de las sorprendentes declaraciones de los predicadores del “Evangelio de la Prosperidad”. Su “dios” es una especie de empresario cósmico que puede ser usado, al diezmar y ofrendar, para alcanzar lo que verdaderamente importa: una vida próspera en términos meramente terrenales.

“Apártate de los tales”

El apóstol Pablo nos exhorta apartarnos de los “hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia” (1 Ti. 6:5). Y en su segunda carta a Timoteo nos advierte que “en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios… amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2 Ti. 3:1-5).

De igual manera, Pedro nos dice que así como hubo falsos profetas en el pueblo de Dios del antiguo pacto, “habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras… Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas” (2 P. 2:1-3; cf. Judas 11-16).

Lamentablemente, a pesar de las claras advertencias de las Escrituras, el evangelio de la prosperidad tiene un numeroso y creciente grupo de seguidores. Y aunque la razón parece obvia (su mensaje apela a la codicia del ser humano), aun así no deja de ser curioso que alguien permanezca por mucho tiempo dentro de este movimiento, tomando en cuenta que sus predicadores no pueden cumplir lo que prometen.

La “psicología” del evangelio de la prosperidad

Conversando recientemente con un hermano, que estuvo involucrado en este movimiento alrededor de 10 años, pude comprender mejor dónde radica el atractivo de este mensaje para ganar y mantener adeptos.

Read more...