Pastores DescripcionVideosBlog mas recientesenvivo zpsbe227a25 copy

 

Trono de Gracia

-El trono de gracia- Hebreos 4:11-14

Por tanto, teniendo un gran Sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. No tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

                                                                       

Aprovechar la oportunidad de retener a Jesús como gran sumo sacerdote de nuestras vidas y retener la Palabra de Dios para acercarnos a Dios confiadamente. El sumo sacerdote judío entraba al lugar santísimo solo una vez cada año ( Heb 9:7). Hebreos 4 presenta a Jesús como el sumo sacerdote …que traspasó los cielos (v.14) y es nuestro mediador para con el Padre, de manera que hay que retener nuestra profesión (de la fe).

Los sacerdotes de la religión judía eran hombres débiles que aunque tenían buenas intenciones y buenas calificaciones no podían asistir a todo el mundo. Jesús, por el contrario siendo Dios se hizo hombre y fue tentado en todo y no falló en nada y ahora se compadece de nosotros cuando nos acercamos a Dios (v.15). Con tantas cosas a nuestro favor, Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro (v.16). Dios extiende su mano para ayudarnos y asistirnos en esos tiempos y momentos de tribulación, vituperios, angustias y cuando uno no sabe qué hacer, él sabe y nos ayuda. Las requisitos para obtener la ayuda que uno quiere son: Acercarnos (que el problema no te alejes, ni huyas) y confiar como dice Hebreos 11:6 “porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que él existe y que recompensa a los que lo buscan”

Hay que temer a Dios, para que no nos ocurra como al pueblo de Israel que después de conseguir la liberación de la esclavitud en Egipto y haber sido librado de la muerte; no obedecieron al plan de Dios y perdieron la oportunidad de entrar a Canaán y disfrutar del reposo en la tierra prometida.

Jesucristo como Sumo Sacerdote y la Palabra de Dios están a nuestra disposición en tiempos malos y en tiempos buenos para accesar al trono de la gracia de Dios Padre y obtener gracia para el oportuno socorro.