Pastores DescripcionVideosBlog mas recientesenvivo zpsbe227a25 copy

 

Perdonar pecados y retener pecados

Perdonar pecados y retener pecados

Juan 20:23

A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.

La auténtica capacidad para perdonar pecados es de Dios. Nuestra labor es comunicar o el perdón de los pecados o llamar al arrepentimiento al pecador. También cada creyente es responsable de perdonar a quienes lo han ofendido y de perdonar a quienes ha ofendido. Esto es también retener y remitir pecados.

Remitir pecados es perdonar pecados y ¿quién puede hacer esto? Una cosa es segura que ninguna persona puede perdonar pecados por otra, entonces a ¿qué se refiere este texto? La iglesia tiene el gran privilegio de comunicar el mensaje de perdón de Dios a la humanidad. Si los apóstoles sabían que alguien estaba verdaderamente arrepentido, les podían declarar con absoluta seguridad el perdón de sus pecados en Cristo, de lo contrario no. Veamos tres casos:

1-David y Natán en II Samuel 12:13 (Natán no perdona pecados, comunica el perdón por el arrepentimiento de David)

2-Simón el mago y Pedro Hechos 8:13 y 18-22 (Pedro no condena, sino que declara que a falta de arrepentimiento, no hay perdón)

3-El hijo pródigo en Lucas 15:21 (arrepentimiento trae perdón)

Textos de soporte:

Santiago 5:16 (Entre nosotros tenemos que confesarnos perdón)

Mateo 9:2-8 (Tus pecados te son perdonados, Jesús lo dice y lo hace)

Mateo 6:12 (Padre, perdóname como yo perdono)

Cuando nos arrepentimos y pedimos perdón y perdonamos, entonces estamos liberando, soltando y no reteniendo ni pecados nuestros ni ajenos.