Pastores DescripcionVideosBlog mas recientesenvivo1 zpsc1c16063neww

 

La Voz de Dios Clama en la Ciudad

Miqueas 6:6-9

Dios no puede ser manipulado por nadie. Nadie puede obtener el favor de Dios con dinero o con ofrendas. Nadie puede redimir a un familiar pactando con Dios con aportes regulares. Lo único que Dios pide y lo ha declarado enfáticamente es hacer justicia, amar la misericordia, y caminar humildemente ante él. Cada una de las cosas que Dios pide, el ser humano las puede dar.

Hacer justicia es reconocer el derecho de los demás como uno quiere que le reconozcan el nuestro, ser leal con los demás ejerciendo la misericordia con temor a Dios y ante todo, vivir de forma humilde delante de Dios y delante de los hombres a pesar del éxito obtenido o de la precariedad con que se viva.

El mensaje de Dios es de salvación y de juicio la voz de Jehová clama a la ciudad; es sabio temer a tu nombre. Prestad atención al castigo, y a quien lo establece. Si el hombre peca contra otro, Dios mediará por él; pero si un hombre peca contra el Señor, ¿quién intercederá por él?

Es saludable para el ser humano vivir con principios y valores que promuevan la práctica de la honestidad, la seriedad en el trabajo, en los estudios, en todas las áreas de relaciones humanas. Querer sustituir a Dios y su mandato no es bueno, por eso su voz clama en la ciudad para que su nombre sea honrado con buen proceder, desechando la mentira y siguiendo la verdad.

Nadie puede dar algo a Dios para luego hace exigencia de bendiciones (Romanos 11:35). Quienes promueven la manipulación de hacer tal o cual cosa o dar tal o cual cantidad para mover la sensibilidad Dios están muy equivocados. Dios ama y quiere la práctica de la justicia, que la gente sea misericordiosa y que vive de forma humilde.